REGRESO AL PASADO: RÍO MONNEGRE

No sólo de anillar vive el hombre y no sólo anillando disfrutamos, también lo hacemos con un día de excursión, en uno de los paisajes más bellos en que he estado, para unos, un "secarral sin vida" y para mí (para nosotros) uno de los espectáculos geológicos, botánicos, paisajísticos y ornitológicos más impresionantes. El sitio, el Río Monnegre, o más bien la rambla, porque no lleva agua sino en los episodios de inundación esporádicos de la zona, a excepción de pequeñas surgencias salinas, que suelen estar acompañanadas por marcas de sal tras la evaporación de ésta.
Una zona compuesta por arcillas rojas y yesos del Triásico coronadas por materiales más recientes (Cuaternario) como en las de una anterior excursión al Domo Salino de Pinoso, y en las que el agua ha conformado un paisaje erosionado y de colores rojizos, azulados, ocres y marrones a los que la vida vegetal y animal, se ha adaptado de tal modo, que lejos de ser un paisaje inóspito como muchos lo quieren tildar, está lleno y rezumante de vida.
Vida, como por ejemplo la del Camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus), principal núcleo reproductor en Alicante de la especie y que ha hecho que, junto con las Collalbas negras, Águila perdicera, Águila culebrera, Búho real, Roquero solitario, Gorrión chillón..., merezca la catalogación de ZEPA (Zona de especial protección para las aves). Además durane el curso del río, pudimos apreciar las huellas de conejos, zorros, jabalíes y Arruis. Que encuentran en este lugar una zona segura para subsistir.

También son importantes plantas como el Cantueso, Teucrium capitatum, Anthyllis citysoides, Helianthemum syriacum y squamatum, Fumana ericoides, Diplotaxis lagascana, pero sobretodo el Esparto (Stipa tenacissima) dominante y rey absoluto del matorral del entorno y buen responsable del paisaje y biodiversidad de la zona, en la que sólo determinadas plantas pueden soportar la tremenda aridez y temperatura de la zona, sobretodo en verano. Una excursión en definitiva, preciosa, y para repetir cuando vengan los trompeteros y cuando las Collabas negras se animen un poco más, que hoy, a pesar de los intentos de verlas, ni se han dignado a aparecer.

Tan sólo dos ejemplares cuando ya nos marchábamos y a lo lejos alzaban el vuelo sobre la roja colina. El caso es que seguiremos intentándolo. Lo que no hay problema de ver, son las joyas geológicas que podemos encontrar, esas láminas de sedimentos compactadas unas sobre otras, yesos, cuarzos, jacintos... rocas sedimentarias o areniscas. Ya organizaremos una salida donde podamos recorrer sin riesgo de caernos, una ruta por este fantástico lugar, que guarda millones de años de historia de nuestro planeta. Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

ABONA TU PEDIDO!!